Asociación de Artes Marciales Orientales, A Mariña - Galicia (España)   Inicio   Contacto
FILOSOFIA
Artículos               
Bibliografía           
KARATE
Shito Ryu              
Shotokan               
Bibliografía           
TAIJI QUAN
Artículos               
Historia                
Normativa Exámenes                  
Bibliografía           
TAI JITSU
Historia                  
Katas                   
Bibliografía           


Calendario            
Cursos                  
Donde Practicar       
Enlaces                 
Colaboradores       
HISTORIA DE TAI-JITSU

Miguel A. Rojo Darriba
Federación Gallega Karate y D.A
Curso Monitores Julio 2009

DESARROLLO DE LAS ARTES MARCIALES EN JAPON

Hablar sobre la historia de un Arte Marcial, siempre es tarea difícil y hacerlo del Tai-Jitsu no es una excepción. Las Artes Marciales se han practicado en todos los rincones del planeta, pues al final se crearon para que un ser humano a través de unos gestos adquiridos previamente fuera capaz de someter de alguna manera a otro congénere. Una de las posibles diferencias entre las Artes Marciales orientales y las occidentales, que también las hubo, fue que con la aparición de las armas de fuego, en occidente se delegaron sus artes antiguas, en cambio en oriente como formaban parte de su cultura más ancestral, y por su carácter propio de venerar lo antiguo y tradicional se fueron conservando en el tiempo, a pesar de que esos momentos tormentosos y duros también los tuvieron en oriente, cuando se empezó a pensar en las Artes Tradicionales como algo pasado e inútil en la práctica, en Japón las armas de fuego hicieron su aparición en 1543, a pesar de ello muchos samurai se negaron a utilizarlas por considerarlas una forma de lucha poco honorable, pues se podía acabar con un enemigo a distancia sin darle la oportunidad de luchar como un samurai. Hay otra diferencia importante entre oriente y occidente respecto al modernismo, China estuvo anclada en el pasado y en una vida sin cambios, respecto a sus tradiciones, durante los últimos 500 años, hasta la revolución cultural de Mao, que dio un giro de 180º a las costumbres llegando a prohibir cualquier cosa que tuviera olor a tradición, incluidas las Artes Marciales, haciendo un daño irreparable para estas Artes, pues se rompió una generación entera de transmisión e incluso esa generación nueva detestó su pasado por influencias políticas. En Japón que es lo que más interesa ahora, pues el Tai-Jitsu tiene su origen allí, hasta la restauración Meiji en 1.868 estuvieron sumidos en la edad media, la sociedad japonesa estaba dividida en clases muy definidas, que serían los Artesanos y Comerciantes, Campesinos, el Clero, los Samurai y los Daimio. Además de estas clases bien diferenciadas, había la figura del Ronin y al final de la época, los Ninja. Los Ronin eran los samurai que por alguna razón habían quedado sin un señor a quien seguir y servir, bien por la desaparición del clan, o por ser expulsados como castigo. Las Ninja eran unos clanes que podrían ser equiparados a los mercenarios modernos, hacían lo que un samurai por su código de honor y su rango no podía hacer, o bien eran contratados como ayuda en la batalla, ejerciendo tácticas de guerrilla psicológica. No era extraño que los propios samurai contrataran a un clan Ninja para acabar con la vida de su propio señor, cosa que ellos no podían hacer, el revelarse contra él directamente, un poco de doble moralidad, cosa de la que los clanes Ninja carecían, y sólo se movían por causas económicas, aliándose a los clanes samurai que mejor pagaran por sus servicios. La idea que tenemos del samurai como alguien refinado, pulcro, ducho en el Arte del Sable y las letras, corresponde también a la época cercana a la restauración cuando el samurai estaba en época de paz y tenía poco trabajo, y surgió la necesidad de poner un código ético a esa gran cantidad de guerreros, muchas veces desalmados que pagaba su furia o aburrimiento con el pueblo, de ahí nació un código de honor que el samurai debía de cumplir llamado el Bushido, donde le marcaba unas pautas de comportamiento y obediencia, y haciendo de este modo al samurai en momentos en que no hay batallas, un hombre para estar en la sociedad, sin ser incómodo. Aparecieron también otras obras en donde indicaban las formas de comportarse un samurai que se llamaba hagakure. Los momentos de máximo esplendor del samurai apareció con la paz de los Tokugawa desde 1.600 hasta 1.867. Cien años antes de la paz de Tokugawa hubo dos acontecimientos en Japón que marcaron la historia posterior y el florecimiento de las clases guerreras bien organizadas. El primero fue los últimos años de mandato de Oda Nobunaga, que dedicó su vida a intentar unificad Japón hasta que fue asesinado en 1.582. Tras su muerte un porteador de sandalias llamado Hideyoshi (Taiko), venga la muerte de su señor, y logra hacerse con el poder, a pesar de venir de una clase humilde, unifica el país y promueve diferentes leyes para desarmar el territorio y de este modo sólo pueden tener armas la clase militar o samurai. Es característico de esta época y hasta la implantación del decreto de desarme total, el querer imitar a los samurai y no era extraño que comerciantes con cierto poder adquisitivo portaran en su cinturón una saya (vaina de espada) de un katana, y en su interior portara un sable corto que no era delito llevar. Es en esta época y hasta su muerte en 1.598 cuando Japón pone sus ojos fuera e invade Corea en dos ocasiones. Hideyosi es un hombre que a pesar de ser de clase humilde se rodea de gente culta que estaba instruida en las clásicos Chinos de estrategia militar, ciencias y comportamientos, incluso él mismo era una persona que le gustaba discutir sobre asuntos de estrategias o ciencia y fue el encargado de realizar gran cantidad de decretos sobre protocolo y formas de conducta derivados en muchas ocasiones del pensamiento chino, tan de moda en la época y que ha llegado hasta nuestros días a través del protocolo de las Artes Marciales. Con su muerte en 1.598 aprovecha su eterno enemigo Ieyasu Tokugawa para hacerse con el poder, e instaurar la llamada “paz de los Tokugawa”. Ieyasu en una primera parte del mandato de Hideyosi estuvo enfrentado a él de una forma frontal, pero después adoptó una posición de espera, que le fue más rentable hasta la desaparición de Hideyosi. Fue en esta época de paz cuando el samurai, una persona que desde su nacimiento había sido educado para la guerra, se encontró un poco fuera de lugar, ya no había clanes contra los que luchar, la sociedad estaba en paz, prosperaba económicamente y su trabajo fundamental, la guerra, estaba en desuso. En esta época era cuando los jefes de cada clan enviaban al castillo de su señor a sus mujeres e hijos para que vivieran con su señor, de este modo el señor se aseguraba que no se iban a revelar contra él, pues tenía en cierto modo como “rehenes” a la familia del jefe de cada clan, por lo que ahora las diferencias se solucionaban casi siempre de una forma “política”. Entonces este guerrero empezó a refinar sus técnicas, ahora tenía tiempo para practicar y probar las técnicas que se le ocurrían, en periodos anteriores la mayoría de las veces iba a la guerra con unas grandes dosis de valor, pero con escasos conocimientos en cuanto al manejo de armas o estrategias, ahora realiza grandes avances en las estrategias de combate, la esgrima en estos momentos tiene un desarrollo muy importante en cuanto al número de técnicas disponibles, ya que el modo de lucha también cambia, ahora ya no son batallas entre clanes, en los que un gran número de guerreros luchan contra otro gran número, ahora aparecen los duelos entre rivales, es un hombre contra otro hombre y las técnicas y estrategias tienen que cambiar. También en esta época aparece el refinamiento en las técnicas, ya no es el matar de cualquier manera, si no que ahora el adversario se merece un gran respeto y también una forma de morir que se considerara digna a su rango. También cambia la forma de vestir del guerrero, ahora en el momento del combate ya no lleva el Yoroi (Armadura) ni el Kabutto (Casco), si no que la mayoría de las veces va vestido con sus ropas de calle, Ubagui y Hakama, por lo que los cortes pueden ser sin dar tanta potencia, no es necesario romper ni atravesar armaduras, y los golpes son más eficaces, pues aparecen los puntos vitales, y las luxaciones son más refinadas, no hay las protecciones de las armaduras, las proyecciones y las esquivas son más rápidas, ya que se evita la torpeza que genera la armadura por su protecciones y peso. Cambia la forma de aprendizaje y entrenamiento, ya que ahora se hace más a menudo, y de forma sistemática, para evitar grandes problemas se diseñan réplicas de armas sin filo para evitar la muerte o mutilación durante los aprendizajes y prácticas, y de esto deriva el probar las habilidades entre compañeros sin acabar con su vida, sería como una especie de antesala de la competición. Ahora el samurai tiene tiempo libre, puede dedicar un tiempo al cultivo de su alma, descubre la meditación como una forma de autocontrol y de elevación de su mente a un plano superior, al meditar el samurai le llama una forma de morir, consiguiendo a través del autocontrol realizar determinadas proezas que de otra forma no podría conseguir, le ayuda a encaminarse al dolor y a la muerte de una forma fría, pues consigue bajar sus ondas cerebrales hasta un punto en que el dolor o la sensación de miedo no llegan a afectarle, también descubre el placer de la poesía y de la caligrafía, incluso lee los clásicos, reservados en épocas anteriores a consejeros y clérigos. También en esta época comienza a disfrutar de las técnicas de mano vacía, a la que antes apenas le prestaba atención por razones obvias, nadie va a la batalla sin armas, y cuando la vida corría peligro y hubiera perdido sus armas en la refriega (cosa poco probable), utilizaría cualquier utensilio antes de utilizar sus manos, un palo, una piedra, o cualquier otra cosa, ya que una cosa es la supervivencia y otra muy distinta es la refriega en época de paz, con ciertas reglas o leyes. Por lo tanto en esta época relativamente moderna seguramente fue en la que se desarrolló todo ese conglomerado de técnicas de sumisión, golpeo y proyección, en la que se peleaba de forma honorable, no con un gran número de atacantes en una batalla armados, si no en momentos de la vida cotidiana como podía ser en un duelo al perder sus armas, o en un ataque en determinadas dependencias cuando era de la mala educación o estaba prohibido portar armas, aunque aún en estos momentos el samurai portaba un sable corto, el wakizashi, o sable de honor, que el samurai no se despegaba jamás de él, por que en un momento dado le podía servir para hacerse seppuku, si así lo creía oportuno, o harakiri si le “invitaban” a hacerlo. Tampoco tiene mucho sentido el pensar que se desarrollaron las técnicas y estrategias de golpeo por las prohibiciones de usar armas por parte del pueblo, por las razones antes descritas, un pobre campesino o artesano que dedicaba su vida al trabajo duro de sol a sol, no tenía ni el tiempo ni la preparación para enfrentarse a un samurai armado, que estaba entrenando sus técnicas militares desde niños, esto es algo muy poético pero carente de sentido, y así lo manifiestas las crónicas de la época. Tras esta época de paz y florecimiento de los samurai, donde se llegó por parte de estos a un sentimiento de patriotismo unido a su fanatismo heredado de las anteriores generaciones, aparece la restauración Meiji. El emperador asume el poder de Japón, se le considera un ser divino y por tanto inefable, y su encargo principal guiado por sus consejeros es abrir su país al mundo, del que estuvo de espaldas por convicciones propias, y modernizarse, aunque más bien occidentalizarse. Hubo unas reformas muchas veces dramáticas, y los samurai fueron una parte muy importante de estas reformas. Se prohibió al samurai portar su katana, se les obligó a quitarse su moño distintivo, se prohibieron los duelos y hacerse seppuku, en definitiva se prohibió ser samurai. Derivado de esta medida y por obediencia al emperador dejaron de ser samurai una gran cantidad de hombres pero que se hicieron seppuku a pesar de la prohibición como medida de protesta. La parte que no murió en esos momentos difíciles, tuvieron un gran problema de subsistencia, para lo único que habían sido instruidos era para ser samurai y ahora no podían ejercer como tal. Estos grupos se fueron diseminando en diferentes tareas, unos se dedicaron al comercio, oficio que no estaba demasiado bien visto en la época pero se aseguraron el sustento, se organizaron esta vez en clanes, pero empresariales, pero eso sí con los mismos principios de lealtad al superior y obediencia sin reparos, años después esos comerciantes y sus generaciones sucesivas han construido el tejido empresarial y las multinacionales más conocidas de Japón, y la mayoría entre sus directivos son los nietos o bisnietos de aquellos míticos samurai que llevaron la estrategia de la guerra a los negocios. La otra parte de samurai que es la que más nos interesa para nuestro estudio, se dedicaron a enseñar sus Artes más preciadas de lucha a cambio de un estipendio para poder vivir. Entre sus alumnos estaban los comerciantes que generaciones atrás se les prohibió aprender y portar armas, y ahora que mantenían un posición acomodada se permitían el pagarse clases de aprendizaje. Otros muchos obtuvieron trabajos de guardaespaldas de esa misma clase ahora en auge en la nueva sociedad japonesa. Otros no quisieron enseñar el legado de sus familias a extraños, y mantuvieron dentro de sus familias en secreto dichas Artes, pasando de padres a hijos, la mayoría de estas Artes con tan poca divulgación desgraciadamente se han perdido en el tiempo. En la antesala de la segunda guerra mundial hubo por parte importante de la población japonesa un sentimiento fuerte de patriotismo y de volver la mirada a las tradiciones con unos tintes de fanatismo, se volvió a buscar las raíces y las Artes Marciales practicadas por una minoría casi marginal encontraron un caldo de cultivo importante para su expansión. La gente mitificó algunos de los personajes históricos, guerreros de la época llegando, esas a veces exageraciones, hasta nosotros, y parecía que practicar artes de combate era algo patriótico para defender en un momento dado a su país. De estos momentos pre bélicos nos vienen los entrenamientos hasta la extenuación que por otra parte son de dudosa eficacia para la salud, pero en esos momentos no le importaba, por que de nuevo aparecía la idea de la muerte como algo cercano y de juventud, el ideal samurai, la idea de la similitud entre la vida y la flor del cerezo, que dura sólo un instante, y cuando más bonita está cae de forma suave y tranquila, como la vida del samurai que era difícil que llegara a edad anciana, pues la muerte en la cama se consideraba indigna y sólo reservada para los enfermos, los cobardes y los grandes Maestros y señores. En esta época surgen las Artes Marciales Japonesas llamadas “tradicionales” y de ahí surgen ciertos tipos de entrenamientos. Con la segunda guerra mundial y dando Japón por perdida esa guerra decide como acto heroico, pero carente de efectividad, crear el escuadrón kamikaze (Viento Divino, se le puso este nombre en honor a que Japón en la antigüedad se libró de una invasión mongol por una tormenta que destrozó sus barcos y lo bautizaron ese tifón con Kamikaze), dicho escuadrón estaba compuesto por voluntarios,( en perfecto estado de salud, se les hacía un reconocimiento médico antes, y se descartaban los enfermos) que se subían a los últimos aviones caza de la armada que quedaban y se estrellaban contra los porta aviones americanos, muchos de ellos se mutilaban las piernas antes de subirse al avión para no tener la tentación de volver, otros llevaban consigo los katanas de sus abuelos, pues para la mayoría fue una forma de devolver el honor a sus abuelos, los samurai, que fueron despreciados en la restauración Meiji, y les parecía que ahora estaban dando su vida de nuevo por su país de una forma heroica. La Segunda Guerra Mundial, la perdió Japón como de todos es sabido, y tras este hecho, muchos de las Maestros de Artes Marciales no pudieron aceptar la rendición de Japón, si no que querían haber luchado todos hasta la muerte y se suicidaron, la mayoría se presentaron voluntarios en el ejército para servir a su país, y un grupo reducido sobrevivió marchándose a las montañas a seguir desarrollando sus Artes de origen ancestral, y viviendo como creían que debían hacerlo de acuerdo a sus ideales, a este grupo se le conoció como Nakano, y en él estaban muchos de los que fueron considerados grandes Maestros de nuestro tiempo, como Uyeshiba. Estos Maestros que provenían de diferentes corrientes de pensamiento ponían en común sus desarrollos e investigaciones, y realizaron grandes cambios en su modo de ver las Artes Marciales, muchos de ellos nunca volvieron a practicar con el resto de la población pero otros si que divulgaron sus enseñanzas, a veces seguro que no bien comprendidas, el Budo como tal había nacido. Ahora no se utilizaría sólo para hacer daño, si no que con los tintes militaristas, de escalas de grados, obediencia, con ligeros tintes inclusos de fe ciega en el superior como por ejemplo la palabra OSS (palabra heredada de la marina japonesa que recitaban los soldados al oír su nombre y antes de recibir la orden y que significa estar de acuerdo con lo que te van a mandar, antes de que te lo ordenen), con pinceladas shintoístas de respeto al entorno, y con resquicios Budistas, a través de la meditación Zen, para intentar llegar con nuestra mente a un plano superior, como puede ser el mokusso al comienzo y final de las prácticas. Con toda esta mezcla se consigue las Artes Marciales modernas, y Japón pasa de ser una de las naciones más belicosas del planeta a ser la más pacifista.

DIFERENCIA ENTRE BU-JUTSU Y BUDO
Quería hacer una mención especial a estos dos términos tan diferentes y que creo que se usan de una forma incorrecta. El Bu Jutsu serán las Artes antiguas que su única finalidad era la supervivencia, no importa lo que se utilizara para ese fin tanto las armas como el cuerpo, solían ser directas, fáciles de aprender y de ejecutar, con un difícil control, y no importa con que escusa se utilizaran, su traducción sería más o menos: Bu tiene que ver con militar, guerrero, y Jutsu como Arte. Un grupo de guerreros como vimos anteriormente se dedicó a investigar sobre el concepto del Hara, la energía, la meditación y el cultivo del espíritu (todo proveniente de la cercana China) y esto lo unió a su práctica marcial, con lo que nace el Budo, la raíz Bu es la misma que la anterior, pero el Do traducido literalmente como camino, se refiere a una senda espiritual y de comportamiento, en este momento no sólo pretende realizar unas técnicas de lucha, sino que se convierte la práctica en un modo de ascesis, son la idea de ser un guerrero espiritual superior.

EL TAI-JITSU EN ESTE CONTEXTO

El Tai-Jitsu es un Arte Marcial que ha bebido directamente de las técnicas antiguas, en concreto del Aikijutsu, que provenía de una Koyu (escuela antigua Japonesa), llamada Daito Ryu. Las técnicas que hoy conocemos fueron recopiladas por el Maestro Minoru Mochizuki, que fue considerado en Japón como uno de los últimos samurai. A su vez aprendió su técnica del Maestro Uyeshiba, llamado O Sensei (Significa el Gran Maestro), que después fundo el Aikido, después de hacerse monje shintoísta y ver el Arte de una manera más espiritual. Incluso quiso mantener como su sucesor al Maestro Mochizuki, pero este declinó esta opción por que no llegó a parecerle una buena idea ese cambio que dio a su Arte, y por eso el Maestro Mochizuki se quedó con la parte estudiada anteriormente y le llamó Tai-Jitsu. Esto no es más que una parte o una especialización de las enseñanzas de una Koryo, fruto del modernismo, sería impensable en la antigüedad que un samurai sólo estudiara la parte sin armas de una Koryu. El Maestro Mochizuki realiza un viaje a Francia en 1951 y en un curso conoce al Maestro Jim Alcheik, este comienza su aprendizaje con el Maestro Mochizuki en Francia durante tres años y luego se va a Japón durante otros tres años para seguir aprendiendo de primera mano con el Maestro Mochizuki. Cuando vuelve Francia comienza a impartir clases de Tai-Jitsu encontrándose entre sus alumnos el Maestro Roland Hernáez, mientras este realizaba el servicio Militar. Tras la muerte del Maestro Jim Alcheik en Argelia, el Maestro Hernáez decide junto a otros seguir con la labor de difusión del Tai-Jitsu y comienza a viajar a Japón para seguir con su aprendizaje. El Maestro Hernáez crea una metodología de enseñanza más acorde a Europa y comienza a difundir el Tai-Jitsu por diferentes países del mundo incluido España. En 1977-78 se introduce el Tai-Jitsu en España de la mano del propio Maestro Roland Hernáez, que viene invitado por el entonces secretario de la F.E.K el señor D.Carlos Vidal, que inscribe al Tai-Jitsu como disciplina asociada de la F.E.K.

SOBRE LA DAITO RYU Y LAS ESCUELAS DE AIKIJUTSU
Hay manuscritos que hablan de ciertas escuelas de Aikijutsu que existían hace unos setecientos años, en las que las técnicas provenían del Kenjutsu (esgrima), y en la que intentaban para la defensa sin armar unirse a la fuerza del oponente y usarla en su contra. Estas escuelas antiguas de Aikijutsu han desaparecido en su mayoría a excepción de unas pocas como la Daito Ryu, se cree que esta escuela nace en la época Kamakura, y fue fundada por Minamoto Yoshimitsu (fallecido en 1120). El Arte fue practicado por el clan Minamoto, y después por los Takeda, es el mismo clan, pero cambiaron de nombre al emigrar de lugar, y asentarse en la llanura de Takeda. La transmisión genealógica nos lleva hasta Morihei Uyeshiba, creador posteriormente del Aikido. Este Maestro fue el último representante de aquellas escuelas de Aijikutsu, que tamizó las técnicas desde los tiempos feudales hasta nuestros días. Dicen que aún hoy existen Koryus encargadas de practicar y transmitir esas enseñanzas con el nombre de Daito Ryu y Takeda Ryu. El significado de la palabra Aikijutsu podría ser:
Jutsu: Técnica.
Ki: Espíritu, mente o energía.
Ai: La unión o la armonía.

"Materia de Historia del Tai-Jitsu, impartida en el curso monitores 2009 de la Federación Gallega de Karate y D.A, por su Director Técnico, Miguel A. Rojo Darriba"



AGIJO
TIENDA
Copyright ©2007    BUDOGALICIA.ES           Webmaster: José Manuel Rodríguez